CHILPANCINGO, Gro., 30 de diciembre de 2014.- En una asamblea, pobladores de Tierra Colorada, Acapulco y Chilpancingo y miembros del Sistema de Seguridad y Justicia Ciudadana anunciaron que se separarán de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) debido a que un grupo de sus fuerzas especiales, encabezado por el comandante regional Ernesto Gallardo Grande, ha cometido actos de tortura y secuestro en contra de tres promotores.

 

Según lo publicado por El Sur, un comandante de la Policía Ciudadana quien no dio su nombre, relató que el 10 de noviembre, cuando el comandante Ernesto Gallardo Grande “según había sido privado de su libertad”, “llegaron grupos de policías ciudadanos de la Costa Chica a Tierra Colorada” y sometieron a su esposa e hijos para exigir información del paradero de Gallardo Grande.

 

Señaló que él se entregó a los policías ciudadanos de la Costa Chica, y fue sometido a tortura, y liberado después de que policías ciudadanos que no pertenecían a Bruno Plácido se movilizaron para exigir que se lo entregaran.

 

Asimismo, antes tomar el micrófono, el promotor de la Policía Ciudadana Crescenciano Ramírez López, quien estaba conectado con un suero, mostró a las personas que se encontraban en la reunión las lesiones en el cuerpo, como golpes en la espalda, pecho y glúteos.

 

Ahí uno de los policías ciudadanos le pidió a Ramírez López que se quitara la camisa para mostrar las lesiones que tenía, y los pobladores al ver los golpes, gritaron: “Bruno, bandido, recibirás tu castigo”.

 

Ramírez López relató que el 23 de diciembre cuando se dirigía al municipio de San Marcos fue interceptado por un grupo de policías ciudadanos encabezado por Ernesto Gallardo, quien lo entregó a un grupo especial que no cuentan con uniformes y no pertenecen al Sistema de Seguridad y lo torturaron en la sierra de Costa Chica.

 

Dijo que fue golpeado con armas de grueso calibre y le advirtieron que sería asesinado, después los civiles armados se retiraron de la casa en la sierra para ir a celebrar la Nochebuena con sus familias, y Ramírez López logró escapar al quitar un pedazo de techo y caminó entre los matorrales y cerros con las manos esposadas.

 

Ante las denuncias de atropellos por parte de consensuaron crear el Frente Comunitario por la Paz y Seguridad de los Pueblos de Guerrero para buscar el respaldo de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC).

 

Lee más en El Sur