OMETEPEC, 29 de julio de 2021.- El artesano pirotécnico de la localidad de Cochoapa, Marciano Benito Martínez reconoció que en esta comunidad, donde un 30 por ciento de los habitantes se dedican a elaborar cohetes, castillos, toritos, bombas, crisantemos y otros artefactos de fuego, sólo hay tres organizaciones y dos particulares que cuenta con permiso ante la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para su elaboración y traslado.

El representante de la Sociedad Pirotecnia de Guerreo recordó que ha habido varias explosiones en la localidad de Cochoapa; la última fue el 26 enero, que dejó como saldo dos muertos y un herido.

Señaló que la Sedena es corresponsable porque debe regular los polvorines clandestinos, no con castigo, sino con capacitación a los artesanos y ayudarles para que trabajen dentro del marco de la ley y evitar accidentes.

“Es parte de la autoridad, es la que tiene la culpa de todos los accidentes que ha habido aquí porque no hay control. El militar viene y se va donde está el taller controlado, con los que ya tienen permiso y no se fija en los que están trabajando sin permiso, ellos están en el pueblo, están en su casa donde hay habitación”, dijo.

Precisó que en su caso, la Sedena y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes les otorgan permisos para la elaboración y traslado de los artefactos pirotécnicos.

Dijo que hay polvorones clandestinos porque no han recibido ayuda gubernamental.

“Jamás he visto el apoyo de un presidente municipal, de un gobierno estatal, mucho menos del gobierno federal. Somos abandonados los pirotécnicos”, lamentó.

Llamó a los tres órdenes de gobierno y la Sedena para que sean reconocidos como artesanos porque es oficio del que sobreviven y lo aprendieron de sus padres.

“Admitió que si han registrado ventas pero debido al repunte de la pandemia han disminuido considerablemente por la suspensión de festividades patronales”, añadió.