CIUDAD DE MÉXICO, 30 de octubre de 2018.- Serenidad y tranquilidad, pide el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, antes las diversas críticas y señalamientos de incertidumbre por la iniciativa privada y partidos de oposición, tras decidir que se cancelaría la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en que pese a la consulta y su mensaje, seguirá su edificación hasta el 30 de noviembre.

A través de un video compartido en sus redes sociales, López Obrador indicó que el escándalo ocasionado, es una campaña creada por los que se sienten afectados por la cancelación del proyecto.

Al respecto, este lunes horas después de que el presidente electo hiciera pública su postura, el actual primer mandatario Enrique Peña Nieto indicó que él sería respetuoso de los contratos y se mantendría la edificación del NAIM en Texcoco con el Grupo Aeroportuario hasta el 30 de noviembre que termina su administración, y su sexenio.

Afirmó que en el fondo lo que estaba de por medio en la construcción del aeropuerto de Texcoco, era el quedarse con los terrenos del actual aeropuerto y por eso su molestia ya que no lo podrán hacer.

“Llegué a ver el antiproyecto, ya tenían pensado hacer una especie de santa fe en las 600 hectáreas del actual aeropuerto y entiendo que estén molestos porque ya no podrán hacer ese negocio” manifestó Obrador en su video.

Así mismo expresó que no se cometerá ninguna injusticia con los inversionistas y con, ya que todos serán atendidos y se garantizará las  inversiones y contratos, además de que podrán continuar con sus obras pero en santa Lucía.

En cuanto a la situación económica, el presidente electo manifestó que afortunadamente los inversionistas y los mercados actuaron con inteligencia, responsabilidad e información y a pesar del escándalo no pudieron generar desestabilidad en el país.

Más información aquí.