CIUDAD DE MÉXICO, 22 de enero de 2019.- Es probable que la creciente fragmentación de la criminalidad en México se convierta en uno de los retos de seguridad más apremiantes para el presidente Andrés Manuel López Obrador, según un análisis de InSight Crime.

De acuerdo con la fundación dedicada al estudio del crimen organizado, esto, en tanto los grupos emergentes que carecen de una organización clara incursionen en actividades criminales más violentas y se vuelvan más difíciles de perseguir.

“Las líneas de comunicación, las interacciones entre los miembros de los grupos y sus relaciones con el Estado apuntan en direcciones diferentes”, así lo señala Eduardo Moncada, profesor de Ciencias Políticas del Barnard College, quien fue consultado por InSight Crime.

El análisis Continua Fragmentación de la Criminalidad en México Estimula la Violencia señala que las autoridades mexicanas —con el apoyo del gobierno de Estados Unidos— han recurrido durante muchos años a la “estrategia de capos”, lo cual consiste en arrestar o matar a los líderes de las organizaciones criminales del país.

Esta estrategia se ha mantenido en el tiempo, propiciando una criminalidad cada vez más fragmentada y violenta, que no ha podido ser controlada por las autoridades.

El profesor asociado de la Universidad de Essex, Brian Phillips, aseguró que “se ha evidenciado un cambio en las operaciones de los carteles, pues ellos se han dado cuenta de los beneficios de operar de manera menos jerárquica”.

El experto en crimen organizado puntualizó que “las crecientes presiones —por parte de las autoridades— los han llevado a operar más bajo el radar y con un mando y un control menos claros”.

InSight Crime subrayó que la evolución y la creciente fragmentación de la criminalidad en México plantean serios desafíos de seguridad.

“Mientras que los grandes grupos criminales jerárquicos de antes se dedicaban sobre todo al narcotráfico, las actividades criminales como la extorsión, el secuestro y el robo de petróleo se están volviendo muy lucrativas para los grupos más pequeños que no cuentan con los recursos necesarios para ejecutar el tráfico de drogas a gran escala”, se indicó.

“La violencia es contraproducente para el negocio de las drogas, pero existen grandes incentivos para usar la violencia extrema cuando se participa en otros crímenes como la extorsión y el secuestro, o cuando se pelea con grupos rivales”, mencionó.

Sigue la nota aquí.