IGUALA, Gro., 15 de septiembre de 2020.- Sin los tradicionales puestos de banderas mexicanas en diversos tamaños, ni los moños tricolores, o las muñequitas de trapo representando a una indita con su reboso verde, blanco y rojo, ni los clásicos silbatos y trompetas de plástico, ni los rehiletes con los colores de la Bandera, se llegó al 15 de septiembre, fecha en que se conmemora el Grito de Independencia.

El Palacio Municipal luce descolorido. No hay ningún adorno o arreglo relacionado con las fiestas patrias en el municipio en el que se plasmó por escrito el inicio de la Independencia, la creación de la Bandera Nacional y del Ejército Trigarante.

Las esquinas en las que cada año de colocaban los vendedores de banderitas de México y demás adornos relacionados con esta festividad nacional estuvieron abandonadas del espíritu patrio y sus símbolos. Los comercios que cada año colocaban algún listón tricolor, una bandera en su asta de madera o moños con los colores patrios, este año no lo hicieron. Las avenidas Bandera Nacional y Vicente Guerrero, lucen sin una seña mínima de patriotismo. Se miran como cualquier otro día del año.

El gobierno municipal no colocó ningún tipo de arreglo en la plaza de Las Tres Garantías. No hay cadenas de luces tricolores, ni moños o banderas en los accesos al Palacio Municipal. Tal parece que en Iguala no hay nada que festejar a pesar de ser el lugar donde se firmó el Plan de Iguala, se confeccionó la Bandera y se constituyó el primer Ejército de México.

Sólo en el cerro del Tehuehue se ve majestuosa la Bandera Nacional el símbolo más importante para los mexicanos.