CIUDAD ALTAMIRANO, Gro., 14 de junio de 2014.- Los niveles de las presas en Tierra Caliente que afectan a los ríos Balsas y Cutzamala, se encuentran dentro de su nivel bajo todavía, por lo que no representan riesgo de desborde, según publica El Debate de los Calentanos.

De acuerdo con el reporte de la Comisión Nacional del Agua, la presa de Zirándaro se encuentra por encima del 100 por ciento, pero porque lleva más de 10 años que no almacena agua por estar azolvada.

La presa no opera y lo que llega sale por la compuerta.

En tanto que la presa que más afecta al río Balsas es la Ramírez Ulloa de Apaxtla, o mejor conocida como la presa del Caracol, la cual tiene una capacidad de llenado del 79 por ciento.

Por lo general al llegar al 85 por ciento comienza a realizar desfogues preventivos.

La presa Valerio Trujano de Petecoa está al 40 por ciento.

Vicente Guerrero o de Palos Altos de Arcelia, al 65 por ciento.

La Andrés Figueroa de Ajuchitlán, en el poblado de Las Garzas, al 86 por ciento y es la que ya se desfogó al río de Las Truchas, que finalmente desemboca en el río Balsas, pero que su capacidad es menor.

Mientras que del lado del río Cutzamala, la presa del gallo se ubica al 79 por ciento de su capacidad, y de acuerdo con el reporte, está desfogando por la hidroeléctrica, cantidades que hasta el momento no afectan a la población en las crecientes.