ACAPULCO, Gro., 6 de febrero de 2014.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) Delegación Guerrero suspendió obras en los terrenos donde se edifica el Macrotúnel en Acapulco, ya que no cuenta con autorizaciones ambientales.

De acuerdo con el diario Reforma, en una inspección en un lote ubicado en el Fraccionamiento Residencial Cumbres se encontraron actividades de remoción de vegetación forestal, por lo que inspectores de la dependencia decidieron el aseguramiento precautorio de maquinaria.

“Se procedió a colocar dos sellos de aseguramiento y dos sellos de suspensión distribuidos en las áreas afectadas, los cuales serán retirados una vez que el presunto infractor de la legislación ambiental vigente haya cumplido con las medidas de compensación que se impongan”, informó la Profepa.

Esta medida de seguridad está prevista en el artículo 161 de la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, fracción primera, y tercera, aclaró la dependencia.

Según la inspección, la afectación se hizo en terrenos forestales de una superficie de mil 174 metros cuadrados.

Autoridades del Gobierno estatal habían asegurado, tras el arranque de la obra, respetar al medio ambiente y contar con todas las autorizaciones.

Vecinos del Fraccionamiento Joyas de Brisamar, por donde pasaría la vía, acusaron afectaciones ambientales.

“Sobre el suelo forestal removido, no fue observada un área para almacenamiento del mismo, para su conservación y reincorporación posterior al medio”, detalló Profepa.

“Los trabajos de remoción de vegetación forestal, suelo y materiales, derivaron en cortes del terreno, quedando el suelo suelto susceptible al rodamiento pendiente abajo, sin observar obras de retención de suelo”.