TECPAN, Gro., 2 de noviembre de 2020.- En este municipio de la Costa Grande, las tradiciones de Día de Muertos no se pierden, a pesar de las restricciones sanitarias por la pandemia de Covid 19.

Las familias de la cabecera municipal y de pueblos como El Súchil, Tenexpa, Nuxco, Tetitlán y Los Sanluises, promueven la riqueza culinaria local, como es la elaboración del tamal nejo, un alimento que siempre va acompañado de carne de marrano frito, entomatado, en chile rojo, en mole verde o pipián, como también se le conoce a este platillo que también se elabora con pollo, gallina de rancho o de guajolote.

Doña Guadalupe Abarca Lobato explica que tiene toda la vida preparando tamales en su pueblo natal Tenexpa, tal como lo hicieron su madre y su abuela antes que ella, siempre cocidos con cenizas de cocotero, con maíz blanco y envueltos en grandes hojas de plátano macho que se produce en los cultivos parcelarios de su comunidad y de Tetitlán.

En Tecpan son raras las familias que hacen ofrendas a sus difuntos, ya que los guisos, como el relleno de cuche en cazuela de barro o la carne de puerco entomatada, son para recibir a los parientes que llegan de visita, aunque en esta ocasión los panteones fueron cerrados por la emergencia sanitaria.

En el mercado municipal y en los de las localidades mencionadas, son decenas las tinas metálicas que se observan llenas de tamales nejos, el sustituto de las tortillas de maíz en estos días. Hasta ese lugar se traslada el producto que hace doña Lupe Abarca desde un día antes, alimento que saciará el hambre de miles de visitantes que el domingo y este lunes se pueden ver en las carreteras y en las calles de este municipio.