CIUDAD DE MÉXICO, 2 de febrero de 2017.- El día de la Candelaria es una costumbre bien arraigada y más de la mitad de la población la celebra el 2 de febrero sobre todo con una tamalada y llevando al Niño Dios a la iglesia, de acuerdo con los mexicanos encuestados por Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE).

En las 600 llamadas telefónicas realizadas a hogares de todo México, los encuestadores descubrieron que en 47.4 por ciento de ellos no hay fiesta por la Candelaria, pero en 51.8 por ciento perdura la tradición.

En 40 de cada centenar de casas se acostumbra comer tamales con atole, en 22 asistir a misa con el Niño Jesús, en 21 rezar en una reunión familiar, en 5 cenar o comer, en otras 5 rezar un rosario y en tres levantar al Niño Dios.

El Día de la Candelaria, en el hogar de 49 mexicanos se sigue el rito de vestir al Niño Dios, en 41 llevarlo a la iglesia para bendecirlo y en 30 bendecir velas.

Al parecer algunas de estas tradiciones se pierden, pues 59 de cada 100 personas no van a la iglesia con el Niño y 69 no enciende veladoras.

La comilona de tamales y atole la paga, de acuerdo con la costumbre mexicana, quien se sacó el muñeco en la Rosca de Reyes, por lo que en 66.7 por ciento de los hogares la tradición de la Candelaria va de la mano con la de Reyes.

Ocho de cada 10 personas que siguen la tradición dijeron que se cumple el compromiso de que quien sacó muñeco paga tamales y atole, pero dos señalan que no se escapan y no cumplen.

Más allá de quien los paga, 66 de cada centenar de ciudadanos indico que los tamales forman parte del menú familiar. En tanto que 33 no acostumbra comerlos.

Y los mas populares son los verdes, que comen 22.7 por ciento de las personas, los de carne que dan gusto a 11.3 por ciento, los de mole que prefiere 10.7 por ciento, los de dulce que elige 9.2 por ciento, los de rajas que satisfacen a 8.9 por ciento; los rojos que encantan a siete por ciento, los oaxaqueños que deleitan a 5.4 por ciento y los de pollo que prefiere cuatro por ciento.

La nota en Quadratín México.