• La oposición abandona las peleas perdidas ante Morena en el Congreso
  • PAN, PRI, PRD y MC se ceñirán a asuntos del mayor interés para el país
  • El escenario en Puebla con la orden de aprehensión del Gober Precioso

Es una buena noticia para el gobierno y su partido.

El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) podrá campear prácticamente a su gusto en el ámbito legislativo en asuntos caros para él y sobre todo para el jefe máximo de la cuarta transformación.

¿Cómo se da esto?

Más o menos así:

La oposición real ha comprendido su incapacidad para frenar las votaciones del régimen en la Cámara de Diputados, donde son mayoría y junta no reúne el tercio requerido.

Esa oposición, ya la sabemos, está integrada por cuatro partidos: Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI), de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC).

El golpe definitivo lo dieron el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y la fracción disidente perredista, liderada por el potosino Ricardo Gallardo, quienes se declararon independientes.

Oficialmente no tienen partido, pero su voto ha sido con Morena… con el gobierno.

SÓLO HAY DIQUE SENATORIAL

Diferente es el Senado de la República.

Es el único contrapeso al Ejecutivo, porque tiene poco más del tercio de votos y ya ni el Judicial actúa como equilibrio de Poderes.

Ahí también el Verde Ecologista de México se echó en los brazos de la conveniencia política y sirve a Morena con la misma lealtad de antaño al PAN -con Vicente Fox- y al PRI durante los sexenios de Felipe Calderón y Enrique Peña.

Pero en la cámara de Paseo de la Reforma el PRD se ha mantenido unido en torno a su coordinador Miguel Mancera y mientras no haya deserciones es posible pregonar propósitos.

Estos son simples.

Por acuerdo de los coordinadores panista Mauricio Kuri, priísta Miguel Angel Osorio Chong, perredista Miguel Mancera y emecista Dante Delgado, no darán más peleas inútiles.

Es decir, analizarán caso por caso.

-Sólo cuidaremos lo que nos interesa –me dijo uno de ellos.

Fue la máxima cuando se designó consejero del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, nombre lustro con espacio en cuatro letras: INAI.

-No es nuestro tema –abandonó un coordinador.

Si algún tema vale la pena dar oponerse y requiere mayoría calificada –dos tercios del pleno-, se mantendrán unidos para impedir imposiciones o decisiones de trascendencia.

Pero si es menor –digamos consejeros, comisionados, magistrados, nombramientos de embajadores o cónsules de baja monta-, lo dejarán pasar.

No tiene caso ir a desgastes cuando Morena de Ricardo Monreal y Martí Batres votan por consigna y mayoriteo.

PUEBLA, EL PRECIOSO Y LYDIA

Puebla no se repone de sorpresas.

A la elección competida de julio pasado, el triunfo hasta último momento de la panista Martha Erika Alonso, el rechazo a su victoria, su toma oculta –casi en secreto- de posesión y su efímera victoria, se suman nuevos capítulos.

Hoy la novedad es la orden de aprehensión del Góber Precioso Mario Marín y de su amigo con fama de pederasta Kamel Nacif.

Este asunto incidirá en las urnas porque hoy no habría gobernador interino del PRI, Guillermo Pacheco, sin la intervención de Marín y su influencia se extendería hasta la elección extraordinaria de junio.

Su situación jurídica revive la detención y maltrato a la periodista Lydia Cacho, compañera de lucha de ya saben quién y hoy a punto de la reivindicación judicial.

Esta parte de la historia apenas comienza cuando México trata de congraciarse con todos los organismos internacionales de derechos humanos, donde ella es activista de alta influencia.