• Nada volverá a ser igual en las primarias capitalinas tras Fátima
  • Habrá vigilancia sobre quién lleva y quién recoge a los alumnos
  • Hay una casa de gobierno vendida: Quirino vendió la de Sinaloa

Oficialmente el operativo comenzó ayer.

Pero los preparativos comenzaron un día antes, con discusiones de muchas horas y sobre todo con instrucciones a los cuatro puntos cardinales.

El suceso de partida fue el crimen de Fátima Cecilia, una inocente de siete años secuestrada en la escuela donde estudiaba, el Enrique Rébsamen.

Para dar contexto a esta nota, comencemos con una conferencia de prensa en la que se registraron algunos pormenores sobre ese delito.

Ayer dieron algunos pormenores la jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, y el titular de la Autoridad Educativa Federal, Luis Humberto Fernández Fuentes.

La menor, dijeron ambos funcionarios, fue entregada en la propia primaria y no abordada por su plagiaria afuera de las instalaciones del Enrique Rébsamen.

Las investigaciones concluirán si se dio a una persona conocida por la niña, pues en los videos disponibles se le ve muy confiada y apacible de la mano de la adulta.

QUIÉN LLEVA Y QUIÉN RECIBE

Hubo un antecedente.

En cuanto se supo del secuestro y asesinato, Luis Humberto Fernández Fuentes estableció contacto con los directivos del plantel y los puso a disposición de la Fiscalía capitalina.

Luego analizó las acciones a tomar desde la Secretaría de Educación Pública (SEP) para evitar la multiplicación de hechos similares en ése y en otros centros educativos.

Tomó una decisión audaz: introducir controles no vistos.

Se vigilará a quienes llevan a los menores a los estudios de primaria y otros planteles de enseñanza elemental.

Pero se giró una orden: Amén de tener la información de quienes llevan a los alumnos, deberá certificarse la entrega a padres o tutores acreditados.

Esto permitirá fincar responsabilidades sobre directivos, maestros y prefectos en caso de algún problema con la población escolar.

A esta acción seguirá la firma de convenios de colaboración tanto con el Gobierno de Ciudad de México como con la policía.

Las medidas serán rígidas, pues el crimen de Fátima Cecilia se registró cuando parecían superados los problemas magisteriales en la capital.

Deberá haber acciones adicionales, entre ellas instalar cámaras en todas las escuelas de educación elemental y colocar policías.

¿Verdad que nada volverá a ser igual en esta ciudad insegura?

CASA DE GOBIERNO VENDIDA

1.- El ex senador Manuel Cárdenas me hace una aclaración: el sinaloense Quirino Ordaz ya se deshizo de la casa de gobierno.

Tiene razón: pretendía 37 millones de pesos pero nadie los ofreció y a la tercera subasta se vendió en 21 millones 296 mil 418 pesos.

Pero el dato restante está confirmado: ni los gobernadores morenistas se han deshecho de los inmuebles, aunque en su mayoría no los usan.

Y 2.- a la reforma judicial anunciada la semana pasada le falta mucho, según lo dicho por el jefe del control político el Senado, Ricardo Monreal.

No se ha presentado y, cuando llegue, se programarán foros amplios para escuchar a todos los involucrados: expertos, académicos, universitarios, magistrados, ministros de la Corte y por supuesto organizaciones no gubernamentales, las ONGs.

Antes se conformará una comisión plural del Senado y de la Corte para poner mucho énfasis en la procuración de justicia, no nada más en su impartición, agregó Monreal.