• En la frontera cada gobierno decide… con el ojo en EU
  • Gobernadores y alcaldes operan con plena autonomía
  • Y pergeñan otra reforma electoral de escándalo en BC

No es pleonasmo:

-Su lejanía los aleja cada vez más.

Al menos en políticas para intentar disminuir el impacto del coronavirus y sus secuelas migratorias y comerciales.

Por eso acaso tengan mayor coordinación con las autoridades locales estatales y citadas del sur de Estados Unidos.

Hablamos, acierta usted, de gobernadores y presidentes municipales del norte de México en  interacción con sus pares fronterizos.

Ya sabemos de tres mandatarios en abierta alianza para exigir un mejor trato del gobierno federal: Miguel Riquelme (Coahuila), Francisco García Cabeza de Vaca (Tamaulipas) y Jaime Rodríguez El Bronco (Nuevo León).

Pero pueden agregarse otros nombres, por ejemplo Jaime Bonilla, gobernador de Baja California, y Armando Cabada, presidente municipal de Ciudad Juárez.

Esta relación individual fronteriza no es nueva: comenzó muy fresco el año.

AL PRIMER COVID 19

Acaso el primer registro sea de febrero.

Los alcaldes de Ciudad Juárez y El Paso, Armando Cabada y Dee Margo, respectivamente, sostuvieron los primeros contactos sobre el tema con una pregunta clave:

-¿Qué hacer?

Desde entonces sigue la comunicación con una o dos conferencias virtuales a la semana y la pasada sellaron un acuerdo: aumentar las pruebas en los puentes y reportar todo caso sospechoso.

Una medida contraria a la dictada en la Ciudad de México.

Lo mismo hacen, aunque a nivel estatal con Texas y Nuevo México, los gobernadores Miguel Riquelme, Francisco García Cabeza de Vaca y Jaime Rodriguez.

Sus acuerdos de control sanitario incluyen negociaciones migratorias porque Washington ha decidido remitir en este tiempo de pandemia a cada día más extranjeros por la frontera.

Con consecuencias múltiples: manutención, logística, atención médica, empleo si esperan visa o búsqueda de recursos para repatriarlos a sus naciones de origen.

En el paquete aparece Jaime Bonilla, quien tiene la vista fija en Estados Unidos y coincide en mantener gran parte del aparato industrial de Baja California, incluidas las peticiones del Pentágono.

Este es otro ángulo de esa relación de autoridades fronterizas: la política sanitaria y reinicio de actividades para no dañar más al comercio bilateral se marcarán desde la Casa Blanca.

PÉRDIDA DE EQUIDAD

1.- Por si le sirve de avance:

El Congreso de Baja California acaba de aprobar en comisiones -Gobernación, Legislación y Puntos constitucionales- cambios a las leyes electorales.

El principal de ellos dautoriza a diputados locales y presidentes municipales a reelegirse y hacer campaña sin dejar el cargo.

Esto es algo que a nivel federal se ha rechazado porque significaría operar ventajosamente sobre sus contrincantes.

Pero hay algo más: los legisladores tienen algo así como 300 mil pesos mensuales para gestión -compra de votos, pues- y una cifra equivalente los ediles.

De los seis votos posibles, hubo cuatro a favor y uno en contra -del un perredista- y es de notar la ausencia del petista.

La iniciativa fue del independiente Miguel Angel Bufanda, ex panista por cierto.

Y 2.- aquí adelantamos las gestiones de varios gobernadores para conseguir facilidades en el cobro del servicio de televisión de paga.

Se habían allanado izzi, Sky y otras firmas, pero el IFT les pidió hacerse un lado y dio menos a los usuarios: en lugar de gracia, apenas paquetitos de emergencia.