• La Cámara de Diputados se dinamita sola
  • Ferocidad de Morena contra la presidenta
  • Casa Blair, Marta Bárcena y la humillación

No requiere una embestida desde el Poder Ejecutivo.

No tiene el mal fario de los llamados órganos autónomos, los cuales han sido saturados de epítetos y detracciones sin fin.

Sea por sus presupuestos, por su actividad, por su posición independiente… todo cabe cuando no son cómodos al poder.

No es el caso de la Cámara de Diputados.

Está dominada por el partido gobernante y sus adláteres por interés.

El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) tiene de comparsas al Partido de Trabajo (PT, al Verde y a Encuentro Social (PES), quienes le dan el control del dinero y de las prebendas del poder.

No debe escapar nada de ellos.

Pero escapó.

La presidenta Laura Rojas, panista de origen,metió una controversia constitucional por la manga ancha dada por el Ejecutivo a las Fuerzas Armadas en seguridad pública para todo el sexenio.

Obvio, no gustó a la mayoría narrada y comenzó a arder San Lázaro.

INTRÍNGULIS PARA LA CORTE

El intríngulis es mayúsculo.

En escena ha aparecido el director de Asuntos Jurídicos de la Cámara, Luis Genaro Vásquez, quien protesta por no haber sido consultado para una acción a su juicio de plena legalidad.

En oficio dirigido al presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), Mario Delgado, asienta:

“…no una atribución discrecional absoluta” de la Presidencia de la Cámara (Laura Rojas), sino que “debió al menos ejercitarse previa comunicación, consulta, discusión y acuerdo con las Diputadas y Diputados”.

Además, acusa, se usaron abogados “sin tener la calidad de servidores públicos y que, además, han litigado y litigan en contra de este órgano legislativo”.

Esos abogados son Luisa Conesa Labastida, Jorge Carlos Peniche Baqueiro, Ricardo Juárez Lviada, Sergio Emanuel Delgado Fernández y Andrés Alcántara Silva, efectivamente sin contrato oficial.

Todo esto va encaminado a echar por tierra la controversia a partir de la representación jurídica de Laura Rojas y de sus litigantes.

A escena ha entrado también 33 por ciento de senadores encabezados por Miguel Angel Osorio Chong, Miguel Angel Mancera, Dante Delgado y Emilio Alvarez Icaza en respaldo de la controversia.

Legislativo contra Ejecutivo con el Judicial de juez.

¿Qué decidirán los ministros?

MARTA BARCENA EN ACCIÓN

1.- Fue una salida magistral.

A falta de Casa Blair, la residencia destinada a los visitantes distinguidos, el presidente de México se hospedará en la residencia oficial.

Un logro de la embajadora en Washington, Marta Barcena, quien será la anfitriona mientras la comitiva va a un hotel.

El argumento oficial es la remodelación de la Casa Blair, pero en realidad es una ampliación trasera para visitas de ex presidentes de Estados Unidos.

Si le sirve el dato: allá Donald Trump dignifica y honra a sus pasados mientras mientras aquí se les ataca y persigue.

2.- Por cierto, el último visitante mexicano en Casa Blair fue Enrique Peña en enero de 2015, cortesía de Barack Obama.

Y 3.- la austeridad, no hay duda, irá al extremo a todas las dependencias federales.

Como en la Secretaría de Economía (SE), se reducirán 75 por ciento las computadoras con el riesgo de impactar la marcha del gobierno federal y la tecnología.

El ahorro irá a becas, pensiones, medicinas y apoyos a quienes ni estudian ni trabajan pero promueven votos por millones en el país.

Y quienes no estén de acuerdo, lo escucharon ayer, pueden irse a la academia o al sector privado.

El adiós al gobierno profesional.