• Resurge la esperanza para un nuevo pacto fiscal
  • Nueva vida a la Conago tras el diálogo en Palacio
  • Ackerman y Piedra dañan autonomía de la CNDH

Se cumple el pronóstico dado aquí.

Hubo un incipiente entendimiento en Palacio Nacional y los gobernadores se frotan las manos ante la posibilidad de revisar las participaciones.

Quién sabe si llegue hasta una Convención Nacional Hacendaria para repartir mejor los recursos fiscales, pero son datos esperanzadores.

Siempre encabezados por el potosino Juan Manuel Carreras, los gobernadores iniciarán la semana próxima el diálogo sobre participaciones.

Es una instrucción al secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera, en el mejor momento: cuando más escasean los recursos.

Al margen de este hecho, cita programada desde la semana anterior, mañana jueves dialogarán con la secretaria de Economía, Graciela Márquez.

Estará presente la titular de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien a partir de ahora parece guía de este entendimiento.

Tema: cómo pueden conectarse y beneficiarse los estados del reciente acuerdo comercial de México con Estados Unidos y Canadá, el T-MEC.

Estos son los primeros frutos, todavía en espera de maduración, de la reanudación del diálogo de los gobernadores con el jefe del Ejecutivo federal.

RELANZAMIENTO DE LA CONAGO

Más allá de lo señalado, se ha creado una hoja de ruta para el entendimiento.

He aquí algunos elementos:

Esta vez no fue posible un intercambio abierto por las condiciones sanitarias, pero se trata de crear un espacio para agosto.

Sería la primera plenaria de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) en prácticamente un año y con la asistencia presidencial.

Será en San Luis Potosí.

Para entonces deberá haber avances y quizá acuerdos para modificar el reparto de recursos públicos, con los cuales la única ganadora hoy es la federación y los perdedores son estados y municipios.

Será, podría decirse, el relanzamiento de la Conago.

Porque a Los Cabos en febrero fueron muy pocos gobernadores a la asunción de Carlos Mendoza Davis -por dar un ejemplo, de priístas únicamente fueron Claudia Pavlovich y Juan Manuel Carreras– y no hubo diálogo.

ACKERMAN, PIEDRA Y LA CNDH

1.- ¡Vaya fichita!

John Ackerman, enviado por Rosario Piedra Ibarra, es la mejor demostración de la politización y política facciosa del proceso de selección de consejeros electorales.

Como su candidata de interés personal no está en la lista final de prospectos, el esposo de la secretaria Irma Eréndira Sandoval ha tratado de ensuciar todo.

Y lo peor, lo siguen diputados de Morena y del PT con igual o mayor desprestigio a Ackerman para deshacer el consenso.

Con su enviado a la Cámara de Diputados para participar en el proceso de selección, la presidenta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) compromete también un órgano supuestamente autónomo.

Una autonomía perdida.

2.- De esta crisis el perdedor final puede ser Mario Delgado.

Por una parte está en juego la homogeneidad del grupo dominante en San Lázaro, pero del otro están los duros en busca de un golpe.

Quieren hacerse del control y para dar la presidencia a Gerardo Fernández Noroña necesitan vencer a los moderados, a los negociadores.

Y 3.- mientras tanto, en el Senado Ricardo Monreal ha abierto la negociación con todas las fracciones para los temas a tratar en el período extraordinario del 29 de julio.