CIUDAD DE MÉXICO, 22 de julio de 2020. — El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador aseguró que se tiene que reformar al Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) con respaldo de la iniciativa privada y el sector obrero, por lo que presentó la propuesta.

Durante la conferencia matutina de este miércoles afirmó que se contó con el apoyo de Carlos Salazar Lomelí, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), quien buscó durante un año convencer a miembros del ámbito empresarial.

“Esa mala reforma hacia adelante haría crisis y los que padecerían más serían los trabajadores y los trabajadores en activo, se les cancelaría la oportunidad de un retiro justo”, mencionó.

El Primer Mandatario, desde el Salón Tesorería del Palacio Nacional, exaltó la labor del líder del CCE por las gestiones con empresarios, y el acompañamiento con el Gobierno Federal para consolidar esta iniciativa, entre otras cosas, por la informalidad y pensión injusta que se tiene en el país.

“Hemos tenido diferencias, un alejamiento, sana distancia, y él continuó trabajando con los representantes del sector empresarial y siguió abierta la comunicación a través del secretario de Hacienda, Arturo Herrera, siguieron trabajando en la presentación y elaboración de este proyecto, y fue también importante contar con el apoyo del senador Carlos Aceves del Olmo, que es secretario de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), se logró este acuerdo construyendo este acuerdo para la presentación del proyecto que hoy se da a conocer”, apuntó.

Explicó que se invitó a representantes del poder Legislativo, Mario Delgado Carrillo, presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) de la Cámara de Diputados, así como a Ricardo Monreal Ávila, quien lidera la Jucopo en la de Senadores, para presentarles formalmente todos los detalles que el Ejecutivo propone.

Arturo Herrera Gutiérrez, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) detalló que México es un país con un alto grado de informalidad, y para tener acceso a una pensión se deben trabajar al menos 25 años; así como un bajo nivel de aportaciones que genera tasas de reemplazo insuficientes.

“Hay trabajadores que han trabajado 15 años en el sector informal, y 15 años en el formal, no tendrían las mil 250 semanas necesarias para pensionarse”, indicó.

El secretario aseveró que facilitó la negociación que el CCE debe tener un empresariado con más conciencia social, para aportar el recurso para mejorar las condiciones de los trabajadores, y revertir lo difícil del ajuste para evitar la pensión.

La propuesta del Poder Ejecutivo es que se eleva la tasa de reemplazo 40 por ciento en promedio, alcanzando el 103 por ciento para trabajadores con un ingreso de un salario mínimo, y 54 por ciento para trabajadores con un ingreso de cinco salarios mínimos.

Se prevé la reducción a 750 semanas de cotización para el derecho a una Pensión Garantizada, con un crecimiento gradual y posterior para alcanzar mil semanas, y se aumenta su monto.

Más información en Quadratín México.