• La guerra en Morena lesiona alianzas y gana Citlali Hernández
  • PT presiona en Sonora y el PVEM tienta a Salgado Macedonio
  • Y en Chihuahua el PAN lidera, pero arriesga su triunfo en 2021

Lo primero:

La alianza del gobierno no se ha podido consolidar en todos lados.

Lo segundo:

Es inevitable la perredización del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Y lo real:

En el partido hay dos amos: el presidente de la república y la secretaria general, Citlalli Hernández.

O la segunda con línea de Palacio Nacional y respaldo del ala dura del equipo gobernante, en especial la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum.

Porque ahí no manda Mario Delgado y todos los aspirantes del 2021 -a gobernadores, a diputados federales, a alcaldes y hasta a regidores- buscan otras vías de impulso.

Dado el avance, vamos al desglose:

La alianza de Morena con los partidos del Trabajo (PT) y Verde Ecologista de México (PVEM) y Encuentro Solidario (PES) es muy endeble en muchos lugares.

Hasta en Sonora sufre el chantaje petista, lo cual solamente hace ruido al primer candidato de designación presidencial, Alfonso Durazo.

En los demás estados acaso el principal ejemplo sea Guerrero.

Ahí el candidato natural parecía Félix Salgado Macedonio, eterno aspirante y siempre derrotado al Palacio de Gobierno de Chilpancingo.

Hoy tiene un panorama mejor:

Su caudillo está al frente del poder federal y por suerte lo impulsa con alma, vida y diplomacia su coordinador senatorial Ricardo Monreal.

EL VERDE A LA CAZA

Pero las oleadas morenistas son autónomas.

Como desde el poder superior se proyecta a Pablo Amílcar Sandoval por intervención de esa alma pía de la honradez llamada Irma Eréndira Sandoval, ha comenzado el mercadeo.

Luis Walton reclama el premio a su popularidad y también a su salto de Movimiento Ciudadano (MC) a las siglas oficiales.

Pero, vaya sorpresa, Félix Salgado Macedonio mantiene su imán popular y Morena ya fue advertida: o lo respalda o se va.

Y aquí aparece la guerra interna:

Su traspaso lo gestiona el Verde.

Iniciaron la tentación el ex dirigente Carlos Puente y el coordinador senatorial Manuel Velasco, pero la ha continuado Karen Castrejón.

Salgado Macedonio tiene muchas opciones: además del PVEM, está en condiciones de optar por otras fuerzas como MC y PT o aun PAN y PRI.

Hasta el PES de Hugo Erick Flores lo ve como joya para ensanchar su influencia y la evangelización evangélica al estilo Morelos.

Pocos le han dado tan buenos resultados como Cuauhtémoc Blanco.

UN PAN EN APUROS

1.- La feria de adquisiciones es general.

Morena no ha postulado varios candidatos a gobernadores so pretexto de encaminar las encuestas y generar consensos internos.

Pero también por ambiciones desbordadas y las amenazas crecientes de división interna de las tribus adquiridas del Partido de la Revolución Democrática (PRD) o de ex priístas y panistas.

En Michoacán Cristóbal Arias se siente elegido de los dioses, pero Germán Martínez no está sólo en su lucha por la candidatura.

En el PAN también hace aire: Gustavo Madero va en Chihuahua con el respaldo del gobierno del estado, pese a la gran popularidad de la alcaldesa María Eugenia Campos.

Esa fractura abriría espacio a Morena o a un independiente, como el alcalde juarense Armando Cabada.

Y 2.- otra vez da la cara Televisa en tiempos de crisis.

Por cuarto año ha sido seleccionada como miembro del índice Dow Jones Sustainability MILA Pacific Allianc Index.

Este mide el desempeño de compañías consideradas las mejores en su clase y la de Emilio Azcárraga aumentó este año su puntaje en la Evaluación de Sustentabilidad Corporativa.