WASHINGTON, Estados Unidos. 17 de diciembre de 2014.- Tal y como reporta Excélsior en su edición digital, “la situación en Guerrero es ‘un coqueteo’ con condiciones que podrían encender un movimiento insurgente, pero las condiciones son poco conducentes a una rebelión de mayores proporciones”, consideró el grupo InsightCrime.

 

Un análisis de Patrick Corcoran, hizo notar que de acuerdo con algunas versiones, hay presencia de una “narcoguerrilla” y bandas en 62 municipios de Guerrero, por lo que se estima a la entidad mexicana como un polvorín y la desaparición de 43 estudiantes de la normal de Ayotzinapa podría ser un cerillo.

 

Más aún, Insight Crime advirtió que “las barreras para que México descienda a un conflicto civil sostenido son sustanciales aún”.Señaló, como ejemplo, que “todos los principales partidos políticos parecen estar comprometidos, sea por su apoyo político a los protagonistas de los asesinatos en Iguala o su absoluta incapacidad para asegurar soluciones significativas”.

 

De cualquier manera, estimó, “un conflicto civil parece improbable, pues el gobierno federal, cualesquiera que sean sus defectos, sigue siendo mucho más fuerte que sus homólogos de Colombia del siglo XX o Guatemala”

 

Leer más en Excélsior