ACAPULCO, Gro., 23 de octubre de 2018.- Pacientes renales del puerto exigieron al delegado del ISSSTE de Guerrero Marcelino Miranda Añorve pagar la deuda de más de 15 millones de pesos que mantiene el instituto con el hospital privado Santa Lucía, ya que por esta situación, dejarán de recibir sus hemodiálisis.

En conferencia de prensa afuera de la delegación del ISSSTE, estuvieron integrantes de la Asociación Integral de Nefrópatas de Guerrero, donde su presidente Salomón Villanueva Morales explicó que los derechohabientes fueron notificados que el hospital Santa Lucía ya no los atenderá a partir del lunes de la próxima semana, por la deuda que tiene el ISSSTE desde marzo de este año.

Informó que son 150 pacientes los que se realizan hemodiálisis en el hospital privado desde hace dos años y recordó que esta situación de falta de pago ya lo habían vivido con el hospital Del Prado, el cual dejó de darles su servicio.

Reprochó que además de esta situación el hospital del ISSSTE se encuentre en paro por parte de los trabajadores, pues además de que no cuentan con atención médica, tampoco pueden recibir medicinas.

Ante ello, pidieron la intervención del gobernador Héctor Astudillo Flores y el secretario de Salud Carlos de la Peña Pintos, ya que la calidad de vida de los pacientes nefrópatas se deteriora si no reciben su hemodiálisis.