MORELIA, Mich., 8 de septiembre de 2019.- El subdelegado del ISSSTE en Michoacán, José Manuel Mireles, no tiene ética profesional y mostró ser prepotente y autoritario al endilgar a derechohabientes de esa institución el calificativo de pirujas, afirmó el obispo auxiliar de Morelia, Herculano Medina.

Los servidores públicos tienen la obligación de respetar a las personas por hecho de serlo, independientemente del lugar donde nacieron, señaló en la rueda de prensa dominical que ofrece la arquidiócesis de Morelia.

“Como autoridad civil o de la iglesia, como servidores de la comunidad, no tenemos por qué faltar al respeto a las mujeres ni a los varones, a los niños ni a los jóvenes, ni ninguna persona, porque nos debemos a la sociedad y estamos en disponibilidad de servir, por eso somos servidores públicos”.

La nota aquí.