ACAPULCO, Gro., 30 de julio de 2021.- El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador dijo que tiene “la conciencia tranquila” sobre la orden que dio al Ejército para liberar a Ovidio Guzmán, hijo del líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín Guzmán Loera, El Chapo.

En la conferencia de prensa matutina desde Culiacán, Sinaloa, el mandatario indicó que de acuerdo con el informe que tuvo sobre la detención de Ovidio Guzmán, podía poner en riesgo la vida de más de 200 personas en el llamado “culiacanazo” ocurrido en octubre de 2019.

“Yo tomé la decisión, porque no quisimos arriesgar al pueblo, no queremos la violencia, y esto no se entiende en los autoritarios, fascistoides, que quisieran resolver todo con el uso de la violencia y todavía hay quienes cuestionan”.

“Tengo mi conciencia tranquila porque cuando pedí el informe de lo que podía haber sucedido, se iban a perder la vida más de 200 inocentes, según la estimación que se hizo en ese momento, y dije no”, aseguró.