José Moreno Portillo *

Pues las apuestas no parecen indicarlo así. Sólo cuatro películas no habladas en inglés han sido consideradas para obtener el Óscar a Mejor Película Extranjera y Mejor Película al mismo tiempo: Z (1969) dirigida por Costa-Gavras de Francia y Argelia; la italiana, La vita è bella (1997) de Roberto Beningni; El tigre y el dragón (2000), coproducción China-Hong Kong-Estados Unidos dirigida por Ang Lee y recientemente, Amour (2012) dirigida por Michael Haneke y realizada en coproducción entre Austria, Francia y Alemania. Todas ganaron el Oscar a Mejor Película Extranjera. Ninguna ganó el premio a Mejor Película.

Ahora, Roma (2018, Alfonso Cuarón, México-Estados Unidos) está en la misma condición y no tiene seguro ninguno de las dos categorías. Si bien es cierto que la mexicana ha sido la más premiada en esta temporada a nivel mundial (incluyendo el Bafta de los ingleses), el premio a la Mejor Película podría recaer en Green Book, ambientada en la década de 1960, y que es un viaje hacia el racismo en el sur de los Estados Unidos. El tema de hoy. Los miembros de la Academia podrían inclinarse en esta opción políticamente correcta.

En el rubro de mejor director, parece que Cuarón podría obtener su segunda estatuilla luego de ganarla en 2014 por Gravity. Este año, muchas agrupaciones han distinguido al mexicano en este rubro, pero está presente el gran maestro estadounidense Spike Lee, quien a pesar de ser una referencia obligada en el cine de los últimos 30 años, recibe su primera nominación por BlacKkKlansman. Hay que decir que Lee tiene obras maestras por las cuales fue ignorado (Do the right thing, 25th Hour, Clockers y Malcolm X). La mala noticia para Cuarón es que la Academia siempre intenta enmendar errores u omisiones del pasado, como en su momento lo hicieron con Martin Scorsese.

La categoría de mejor película extranjera pareciera un campo libre de minas que conduciría al triunfo anunciado de Roma. Pero tampoco es tan fácil. La japonesa  Un asunto de familia (Manbiki Kazoku) ha obtenido 26 premio y 82 nominaciones en esta temporada. La otra contendiente, la polaco-francesa Cold War, ha ganado 32 premios y obtenido 97 nominaciones. Parece que los números de Roma son más impresionantes: 169 premios y 162 nominaciones. Nada mal para inclinar las apuestas a su favor.

Pero el apartado que les ha quitado el sueño a muchas actrices mexicanas es la nominación a mejor actriz para la oaxaqueña Yalitza Aparicio quien llega a los Óscar con 7 premios y 24 nominaciones a nivel mundial. Estos logros la han colocado en un peligroso remolino de pasiones que, para gozo de todas esas mezquindades, no la veremos ganar la codiciada estatuilla dorada, la cual está reservada (por méritos de películas anteriores) a Glenn Close por The Wife. La gran diva del cine debió ganar por Fatal Attraction (1987) o bien por Dangerous Liaisons (1988). Insisto, la Academia intenta tarde o temprano enmendar errores. Si Yalitza tiene oportunidad en este renglón sólo tendríamos que recordar a Haing S. Ngor (médico camboyano de profesión) que recibió un Óscar como mejor actor de reparto por The Killing Fields (1984) sin tener experiencia actoral previa, o bien, la estadounidense Marlee Matlin, actriz sordomuda que obtuvo el Óscar por su primera actuación en el cine (Children of a Lesser God) en 1986.

Pero si dejamos que nos gane el espíritu mexicano podríamos decir que los premios del domingo se adjudicarán de la siguiente manera. Roma, mejor película, Alfonso Cuarón (Roma) mejor director, Rami Malek (Bohemian Rhapsody) mejor actor; Glenn Close (The Wife) mejor actriz, Mahershala Ali (Green Book) mejor actor de reparto, Regina King (If beale streeet could talk) mejor actriz de reparto, The Favourite (mejor guión original), Spike Lee con BlacKkKlansman) mejor guión adaptado, Spider-man: into the spider-verse mejor filme animado, Mejor fotografía para Alfonso Cuarón (Roma), Mejor filme en lengua extranjera para Roma. Esto daría cuatro premios Oscar para sus 10 nominaciones. Nada mal. Ya es historia, suceda lo que suceda.

* Guionista cinematográfico y catedrático de la Universidad Iberoamericana.