CHILPANCINGO, Gro. 9 de diciembre de 2014.- Tal y como reporta El Universal, integrantes de la organización de Industriales de la Masa y la Tortilla, se manifestaron frente al Congreso local, para demandar de los diputados locales, que aprueben un presupuesto de 20 millones de pesos, para apoyar a tres mil 500 de sus miembros y con esto impedir que se vean obligados a subir el precio de la tortilla de 14 pesos, a 19 pesos el kilogramo, y también para exigir medidas de seguridad para evitar que sigan siendo extorsionados por el crimen organizado.

 

Arcadio Castro Santos, quien se desempeña como el dirigente estatal de los Industriales de la Masa y la Tortilla, también informó que su protesta es para que el gobierno estatal y federal presente con vida a los 43 normalistas, “porque nosotros también hemos sentido en carne propia lo que se siente ser secuestrados” aseguró al añadir que mil 200 tortilleros de la comarca han sido presuntamente ‘levantados’ o se ven en la necesidad de pagar derecho de piso para Guerreros Unidos.

 

Agregó que en el caso de Acapulco, de los mil 200 empresarios de la masa y la tortilla, 300 han tenido que cerrar sus negocios ante la ola de secuestros de que son objeto, “por eso hacemos un llamado al gobierno para que nos den seguridad, porque de nosotros dependen 25 mil trabajadores directos que trabajan en tres mil 500 molinos de nixtamal y seis mil 500 tortillerías en las siete regiones de Guerrero”.

 

Asimismo, Castro Santos se quejó que el gobierno federal, solo subsidia a empresas como Maseca y Minsa, mientras que el llamado Consejo Campesinos, tiene un presupuesto etiquetado, “y nosotros los industriales de la masa y la tortilla en Guerrero, no figuramos en ningún presupuesto, en cambio muchos de los que estamos aquí hemos sido víctimas de secuestros, pagamos impuestos, seguro social, y por eso muchos ya estamos a punto de quebrar”.

 

Leer más en El Universal