CIUDAD DE MÉXICO, 30 de mayo de 2019.- A partir de ahora, el Senado de la República endurecerá los protocolos de vigilancia y seguridad, luego del atentado que sufrió la morenista Citlalli Hernández con un explosivo casero que llegó en forma de regalo.

El presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) de la Cámara de Senadores, Ricardo Monreal Ávila, justificó que habrá medidas más estrictas para garantizar la seguridad tanto del personal que labora en la sede como de los visitantes.

“Se van a actualizar los protocolos, no queremos causar molestia ni tampoco dejar de ser la casa del pueblo”, detalló el coordinador parlamentario de Morena como una llamada de atención de no relajarse como cualquier otro parlamento.

El Senado hasta el momento no cuenta con un detector de explosivos, normalmente el protocolo se basa en la revisión de las instalaciones con caninos entrenados.

La información completa aquí.