BARRA DE POTOSÍ, Gro., 31 de agosto de 2020.- Prestadores de servicios turísticos se declararon en emergencia por los daños que sufrieron sus enramadas por el crecimiento de la laguna del lugar que destruyó gran parte de los negocios.

El alto nivel de la laguna provocó la apertura de la barra y causó severos daños a las enramadas y generó destrucción en todos los negocios de la playa, ya que derribó las sencillas estructuras de madera y las palapas y hasta columnas de concreto.

La presidenta del Comité de Enramaderos, Araceli Oregón Salas, dijo que para reparar los efectos de la creciente, colocaron cientos de costales con arena y tierra, pues la corriente se estaba llevando las enramadas.

Pidieron a las autoridades que acudan a ayudarlos ya que requieren de dinero y trabajo para recuperar sus establecimientos.

A pesar de los daños, algunos restaurantes continuaron abiertos este fin de semana y atendieron a algunos turistas.