CIUDAD DE MÉXICO, 12 de septiembre de 2019.- Es una vergüenza que legisladores estén respaldando la corrupción por medio de facturas para evadir impuestos, de acuerdo con el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

La mañana de este jueves, el Primer Mandatario arremetió en contra de los partidos Acción Nacional (PAN) y Revolucionario Institucional (PRI), que señalaron estar en contra de la iniciativa de Morena para combatir a los factureros.

“Da hasta pena ajena, defendiendo a defraudadores, eso de las facturas falsas empezó hace algunos años y proliferó en el país y desde luego todas estas cosas fueron protegidas, es decir, había respaldo político, pero llegar al extremo de que los legisladores se opongan a que se castigue a defraudadores muestra que tienen problemas esos partidos”, lamentó.

Desde Palacio Nacional, López Obrador aseguró en su conferencia matutina que tanto al PAN como al PRI, así como los partidos que quieren echar atrás la iniciativa de Morena “no es la moral la que los guía”.

“Nosotros vamos a defender de que no haya facturas faltas, que no haya defraudación fiscal, ¿cómo es que los campesinos y los obreros pagan impuestos, los pobres pagan impuestos? Cuando se compra una mercancía ahí va incluido un impuesto, las clases medias, los profesionales, los pequeños, medianos empresarios, comerciantes”, señaló.

Igual reconoció que tienen derecho a manifestarse y a presentar acciones de inconstitucionalidad que deseen, pero reprochó que estén a favor de solapar la evasión de impuestos.

“Hay despachos para defraudar, sería hasta interesante hacer una investigación sobre este tema, si nosotros permitimos esto entonces no tendríamos recaudación de impuestos y ¿qué se hacía antes? aumentar los impuestos y crear impuestos nuevos, o decretar gasolinazos, afectar más a la gente por mantener estas prácticas de corrupción”.

El Jefe del Ejecutivo reiteró que no se desea delincuencia común, pero tampoco delincuencia de cuello blanco: “se acabó el que solo era ladrón o corrupto porque se robaba una bolsa en el mercado, una ropa tendida en el patio, ese era el ladrón y los grandes ladrones, los corruptos protegidos por el poder no perdían ni siquiera su respetabilidad”.

Sigue la nota aquí.