ACAPULCO, Gro., 20 de agosto de 2019.- La Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF) exigió a los diputados rechazar la iniciativa de Ley General de Educación presentada por la fracción de Morena el pasado 17 de Julio del 2019, pues consideró que “es regresiva, estatista, excluyente y atenta contra los mexicanos”.

En un comunicado se explicó que considera que es regresiva “porque hay condiciones que se imponen dentro de la misma que no se habían registrado prácticamente desde hace un siglo; es estatista porque, más allá de la rectoría educativa, se conceden al Estado privilegios de exclusividad para los contenidos y se excluye a los padres de familia del derecho a educar a sus hijos conforme a sus convicciones y atenta contra los mexicanos porque se amenaza con desaparecer a los colegios particulares”.

Leonardo García Camarena, presidente de la Unión Nacional de Padres de Familia, consideró que, de aprobarse esta iniciativa, se atentaría contra la libertad educativa y se regresaría a los tiempos de hace 40 años, en los que a la educación particular se le debía tratar bajo el principio de sospecha y con amenazas, además de que se prohibiría todo material que no sea aprobado por la Secretaría de Educación Pública y las asignaturas que no estén autorizadas, afirmando que una ley así, acabaría con la libertad de enseñanza y la libertad de educación.

García Camarena indicó que esta iniciativa contrasta con las declaraciones del secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma, y del mismo presidente Andrés Manuel López Obrador, quienes catalogaron como mentiras las versiones de que venían leyes “que iban a prohibir la educación privada, la educación católica, que se iban a confiscar los bienes de las escuelas, que se iba a prohibir el inglés en las escuelas”.

El presidente de la UNPF pidió a los legisladores eliminar cualquier propuesta de ley que lastime los derechos fundamentales de los padres de familia o el libre y sano desarrollo de los colegios y escuelas particulares para ejercer su labor educativa.

“Sancionar a los colegios y tener un marco de control curricular definido exclusivamente por la SEP, así como regular las colegiaturas, pedir informes anuales o someterlos a un régimen de rendición de cuentas, atenta y desincentiva este tipo de educación que representa más del 10 por ciento de la matrícula en Educación Básica y más del 30 por ciento en la matrícula de Educación Media Superior y Superior”, dijo, y llamó a todos los colegios y escuelas particulares del país  a defender juntos el derecho de la libertad de enseñanza y de educación.