PETATLÁN, GRO.-18 de septiembre del 2021.- Para garantizar la seguridad de los automovilistas es necesario un trabajo de ingeniería de gran nivel para determinar la forma de acabar con los constantes derrumbes en la zona conocida como El Calvario, en este municipio, en donde se encuentra un corredor turístico y es el único paso por la vía federal sobre la costa.

En las últimas lluvias, por el huracán Nora, hubo un derrumbe importante que dejó bloqueada por varias horas la carretera Acapulco-Zihuatanejo; por si fuera poco los sismos de los últimos días han provocado la caída de piedras, lo que ha puesto en riesgo a los automovilistas.

La restaurantera del corredor turístico gastronómico El Calvario, María Luisa Lozano Ramos dijo que el problema cada vez es mayor, pero hasta el momento no se ha dado ningún accidente, sin embargo, considera que no se debe esperar a que eso ocurra sino que actúen las autoridades de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y de Protección Civil (PC), entre otras.

Mencionó que existe una malla de contención en los paredones de los cerros que colindan con la carretera, sin embargo, ya está muy dañada por el paso del tiempo; “la malla ya se pudrió, está oxidada y hay piedras por caer”, subrayó la prestadora de servicios.

Lozano Ramos, relató que hace algunos días cayeron unas rocas y estuvieron a punto de alcanzar un automóvil Volkswagen que pasaba en ese momento, pero el conductor hizo maniobras y metió el vehículo a la zona del mirador; “quedaron muy espantados”.

Ante ello son necesarias una serie de obras y medidas de ingeniería, muros de contención y las que los ingenieros determinen ya que la malla no es la solución, apuntó la restaurantera.