CIUDAD DE MÉXICO, 17 de enero de 2020.- En su visita a Oaxaca, el presidente Andrés Manuel López Obrador insistió que ya se tomó la decisión sobre el avión presidencial: “se vende, se renta o se rifa, pero yo no me voy a subir”.

En la inauguración del camino rural San Antonio Sinicahua, en Oaxaca, reconoció que se generó polémica  tras anunciar cinco opciones sobre el avión presidencial, entre las que está una rifa a través de seis millones de cachitos de 500 pesos.

“No puede haber Gobierno rico y pueblo pobre. ¿Por qué nos cuesta trabajo venderlo? Porque no hay quien lo compre, no lo tiene ni Donald Trump; está valuado en dos mil 500 millones de pesos, tiene para 280 pasajeros, pero lo adaptaron para transportar 80”, expresó.

La nota aquí.