ACAPULCO, Gro., 17 de enero de 2020.- Guerrero ocupa el cuarto sitio nacional en número de muertes por abortos, informó la coordinadora de la organización Protegiendo la salud y los derechos reproductivos de las mujeres más vulnerables (Ipas), Laura Andrade Campos.

“A partir del registro de muertes de mujeres por aborto que tiene Ipas, es que determinamos que Guerrero es la cuarta entidad del país; es de los peores estados por un mayor número de hijos por mujer, pero también en hijos de adolescentes o niñas, y ocupa uno de los primeros lugares en violaciones a los derechos humanos de las mujeres, lo que se traduce en diferentes situaciones como delitos sexuales. Guerrero es uno de los estados con menor crecimiento en la disponibilidad y el uso de métodos anticonceptivos”, indicó en entrevista.

De acuerdo con cifras proporcionadas por la organización internacional, durante 2017, en Guerrero 553 niñas de entre 10 y 14 años dieron a luz, por lo que ocupa el octavo sitio nacional en nacimientos de acuerdo con registros de la Dirección General de Información en Salud; siendo Acapulco, Chilpancingo y Tlapa las ciudades con las mayores cifras de la entidad al registrar 89, 47 y 39 nacimientos respectivamente.

Este viernes concluyó el taller Cobertura periodística del aborto con perspectiva de género en Acapulco, al cual fue invitado Quadratín Guerrero.

La integrante de Ipas Centro América y México abundó que la capacitación dirigida al gremio periodístico tiene mayor énfasis en entidades como Guerrero, donde los indicadores de violación a los derechos reproductivos y sexuales de las mujeres muestran que es un asunto recurrente en el sistema de salud público en los tres órdenes de gobierno.

En dicha actividad, desarrollada en alianza con la asociación Comunicación e Información de la Mujer (Cimac), participaron también representantes de una docena de medios de comunicación del estado.

El taller, dijo, surgió de la necesidad de profesionalizar a periodistas en el país, no obstante que acudieron también integrantes del sector salud estatal y organizaciones defensoras de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.