MÉXICO, DF. 15 de diciembre de 2014.- Según reporta Excélsior, Adán Cortés Salas, a bordo del vuelo 498 de Luftansa, procedente de Frankfurt, Alemania, aterrizaró en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México a las 19:10 horas de este lunes.

 

A su salida en la Terminal 1 del AICM, a las 19:45, Cortés Salas abrazó a sus familiares que le esperaban, y posteriormente aseguró que no busca protagonismo y que el trato recibido en Noruega fue “muy bueno”, aunque dijo sentirse “ofendido” de que le negaran asilo político.

 

Por otra parte señaló que la situación sobre los normalistas de Ayotzinapa, fue tan sólo la gota que derramó el vaso en México, por lo que pidió hacer una reflexión al respecto.

 

El universitario mexicano, fue deportado hoy por autoridades noruegas, luego que interrumpiera la ceremonia de entrega del Premio Nobel de la Paz, el pasado miércoles en Oslo.

 

Un tribunal en Noruega, había determinado la libertad temporal de Cortés Salas, con obligación de presentarse diariamente en el juzgado hasta que fuera expulsado del país, pero la decisión quedó aplazada porque la policía recurrió a una corte de segunda instancia, que previsiblemente debía emitir hoy su fallo.

 

Noruega negó asilo político al joven, pues de acuerdo a Cortés Salas, las autoridades consideraron que no estaría en peligro si regresaba a México y que era una exageración que lo afirmara.

 

El joven de 21 años, subió al estrado de la entrega del Premio Nobel, el pasado 10 de diciembre, junto a la paquistaní Malala Yousafzai y el indio Kailash Satyarthi, por lo que se le acusó de alteración del orden y por entrar de forma ilegal en el ayuntamiento de Oslo.

 

A Cortés le fue impuesta una sanción por 15 mil coronas noruegas (dos mil 98 dpolares), multa que fue pagada por una persona que pidió permanecer en el anonimato.

 

Leer más en Excélsior

http://www.excelsior.com.mx/nacional/2014/12/15/997877