CIUDAD DE MÉXICO, 21 de diciembre de 2019.- Con un gran gol en tiempos extras, la escuadra de Liverpool es la queen del Mundial de Clubes, tras vencer a Flamengo.

Apenas se jugaba el primer minuto, cuando Roberto Firmino controló de pecho dentro del área y ante la salida del arquero Alves, voló su disparo; parecía el primer gol.

Al inicio del segundo tiempo, al 47′, de nuevo Firmino perdonó: le filtraron pase bombeado, entró al área, hizo sombrerito a defensa rival, disparó machucado de zurda y el balón se estrelló en un poste.

La nota aquí.