CHILPANCINGO, Gro., 17 de enero de 2014. “¿Para quién trabaja usted, señor gobernador?”, cuestionó Zaira Rodríguez Salgado, hija de Nestora Salgado García, coordinadora de la Policía Comunitaria de Olinalá, presa en el penal de Tepic, Nayarit.

“Mi madre ya lleva 5 meses detenida injustamente sin haber cometido ningún crimen, son cinco meses presa en un penal de alta seguridad por enseñar al pueblo a defenderse del narcotráfico, encerrada porque el gobierno así lo decidió”, expresó Rodríguez Salgado en su discurso, al término de la marcha del Movimiento Popular Guerrerense (MPG).

Lamentó que el gobierno persiga y detenga a los ciudadanos que se organizan para luchar contra los embates de la delincuencia organizada.

En cambio, dijo, el gobierno envía al Ejército Mexicano para masacrar y abusar de la sociedad.

La hija de “la comandante” ejemplificó el caso de Michoacán, donde el gobierno federal inició el desarme de los grupos ciudadanos de autodefensa, en lugar de combatir a los grupos criminales que operan en la entidad.

Zaira Rodríguez criticó: “Desde el momento en que regresa el PRI a la presidencia de la república, mandó al Ejército a cometer los abusos que hoy padecen mi madre y los policías comunitarios, un Ejército que no se detiene en masacrar al pueblo, que dispara contra una niña de 11 años en Michoacán y contra personas desarmadas, el mismo Ejército que secuestró a mi madre para torturarla y encerrarla en una celda, violando sus derechos humanos”.

Recordó que el gobernador Ángel Aguirre Rivero apoyó la lucha de las comunidades para defenderse del crimen.

“Con una firma el gobernador reconoció la labor de todos los de la CRAC de El Paraíso y con la misma mano que firmó, señaló a mi madre y a los compañeros injustamente como criminales… usted mismo tendría que compartir la misma celda que habita mi madre porque usted les brindó todo su apoyo y recursos económicos para hacer de la policía ciudadana una fuerza dentro de nuestra comunidad”, reprochó.