MÉXICO, DF, 7 de diciembre de 2014.­ El acceso a la energía sigue siendo un desafío importante para muchos países en desarrollo. De acuerdo con la Agencia Internacional de Energía (IEA por su sigla en inglés), más de mil 200 millones de personas carecen de electricidad. Mil millones más tienen energía solo intermitentemente. La falta de acceso a la electricidad limita aspectos críticos de la educación, cuidado de la salud y generación de ingresos, publica Milenio.

 

Alcanzar acceso universal a la energía para 2030, uno de los tres objetivos globales dentro de la iniciativa Energía Sostenible para Todos del secretario General de las Naciones Unidas, será desafiante pero es alcanzable.

 

Con los escenarios actuales, las soluciones de energía limpia descentralizada —tales como sistemas solares fotovoltaicos, eólicos pequeños, hidráulicos pequeños, y microrredes— constituirán alrededor de 60 por ciento de la solución y con mucha frecuencia son provistas por empresas sociales y del sector privado.

 

La electrificación en redes, generalmente provista por los gobiernos, constituirá aproximadamente 40 por ciento de la solución.

 

Para ayudar a encarar este reto, la Fundación de Naciones Unidas lanzó en 2011 la Red de Profesionales para el Acceso a la Energía como parte de la iniciativa Energía Sostenible para Todos. Es una red global de empresas, organizaciones de la sociedad civil, inversores, gobiernos e instituciones académicas. Su misión es ayudar a vencer la fragmentación en el sector y catalizar la distribución del servicio energético, principalmente a través de mecanismos de mercado, apoyando el compartir conocimientos y el aprendizaje entre pares, promoviendo nuevas tecnologías e innovadores modelos financieros y de negocios. Es neutral en tecnología y propuesta, enfocándose en el acceso, asequibilidad, calidad y sostenibilidad de las soluciones aportadas por sus miembros.

 

Nota completa: http://www.milenio.com/cultura/acceso_universal_energia acceso_energia_0_422357770.html