CHILPANCINGO, Gro., 4 de diciembre de 2013.- La Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG) acusó al Estado de utilizar las detenciones de activistas como un arma política para mantener “bajo control” las movilizaciones sociales.
En entrevista el secretario general de la CETEG, Gonzálo Juárez Ocampo, sostuvo: “Hay una política que viene del gobierno federal y es aceptada por el gobierno del estado, de sancionar la lucha social y por eso se da este clima de asesinatos, de detenciones y de represión”.
Recordó que tras las movilizaciones contra la Reforma Educativa, la CETEG enfrentó 13 causas penales con orden de aprehensión, de las cuales dos siguen vigentes.
“En dos de ellas estamos firmando, estamos bajo fianza una gran cantidad, aproximadamente 20 compañeros del movimiento”, detalló.
Puntualizó que algunos casos ya prescribieron y en otros más buscan la vía del perdón por las acusaciones de daños y lesiones.
De acuerdo a Juárez Ocampo, hay posibilidades de que esto ocurra en breve porque ya existen acuerdos con el gobierno de Guerrero, aunque consideró que se mantendrán algunas de las órdenes de aprehensión y averiguaciones previas porque al Estado le sirven como un “arma política”.
“Ni modo, son los riesgos y nosotros los asumimos, no es que no tengamos miedos, pero las bases y lo justo de nuestras demandas nos da el valor”, expresó.