MEXICO, DF, 23 de octubre de 2014-. La corriente perredista Patria Digna insistió en que el Gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, se separe de su cargo por su responsabilidad política en la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa.

Nadie ha dicho que dirigió el operativo. El problema es que es el gobernador y tiene responsabilidad política. Debió intervenir desde antes, hay que ver por qué no lo hizo”, dijo Pablo Gómez, uno de los dirigentes de la corriente.

La corriente, junto con la Coalición de la Izquierda, solicitaron el sábado 18 de octubre que el Consejo pidiera la separación de Aguirre, pero el órgano partidista, controlado por la corriente de los Chuchos, del dirigente nacional Carlos Navarrete, rechazó la propuesta.

Gómez señaló que la situación es más grave este 23 de octubre que el fin de semana pasado, luego de que se confirmara que el alcalde de Iguala, José Luis Abarca y su esposa María de los Ángeles Pineda fueron quienes ordenaron el operativo contra los estudiantes.

Asimismo, por la quema del Palacio de Gobierno de Iguala, ocurrida el 22 de octubre. Por ello no se explica la decisión del Consejo de no aprobar la petición de que Aguirre se separe del candidato, dijo por su parte Carlos Sotelo, quien contendió por la dirigencia nacional.

“Fue una decisión equivocada que dañó al PRD”, dijo.

Ambos dirigentes dijeron que si Aguirre no pide la separación del cargo, entonces puede ser destituido por el Congreso estatal o el Senado de la República.

Pero estas dos últimas opciones implicaría desaparecer los poderes, situación con la que no están de acuerdo. “Lo correcto es que se fuera (Aguirre Rivero) y el Congreso nombrara a su sucesor”, dijo Gómez.