CHILPANCINGO, Gro., 9 de julio de 2014.- Para las elecciones de 2015 se avizora en Guerrero un panorama difícil para los partidos políticos, pues los de izquierda están fraccionados, el PRI tiene estructura pero no tiene figuras competitivas y en el PAN no hay partido ni hay prospectos, sostuvo Florencio Salazar Adame, ex embajador de México en Colombia.

Al reunirse con integrantes del Grupo Cuicali, A. C., organismo ciudadano que reúne a representantes de todos los sectores y actividades de esta capital, Florencio Salazar, quien también fuera secretario general de gobierno, señaló que es imposible hacer vaticinios, pero se anticipa que a menos de que la nueva administración estatal emane genuinamente de los ciudadanos y los represente, poco cambio habrá respecto a los gobiernos anteriores.

Sostuvo que de poco le ha valido al estado tener dos administraciones consecutivas supuestamente emanadas de la izquierda, porque la miseria, los rezagos ancestrales, la corrupción  y la falta de oportunidades no sólo siguen prevaleciendo sino que se han ahondado.

Asimismo, recordó lo que alguna vez dijo el exgobernador, José Francisco Ruiz Massieu, respecto a que Guerrero no tiene futuro, porque su escasa riqueza como territorio se suma a la ignorancia y pobreza de su gente.

Abundó en el sentido de que durante décadas la entidad ha tenido gobiernos fallidos, que han optado por el clientelismo y no han concretado avances en el desarrollo socioeconómico, lo que ha llevado a que actualmente se esté enfrentando a una situación dramática, complicada aún más con el tema de la violencia, lo que ha perpetuado el círculo vicioso de rezago, marginación y corrupción.

Acompañado por el presidente del Grupo Cuicali, Adolfo Chávez Romero, Salazar Adame respondió a los cuestionamientos de los asistentes y señaló que sin duda los comicios de 2015 van a constituir un momento crucial para el futuro del estado, el riesgo es que si los guerrerenses no escogen a los mejores hombres y las mejores mujeres, independientemente del partido en que militen, quizá sea la última oportunidad que se tenga para salir de las condiciones de atraso que se tienen y si no se alcanza, el panorama se tornará más complicado e incluso caótico.

Por último, expresó sus dudas de que la plena conciencia de la población avance.

“Únicamente cuando los ciudadanos asumen genuinamente su papel y reclaman del gobierno la eficacia a la que tienen derecha y viceversa, cuando el gobierno se despoja de complicidades, simulaciones, nepotismo y corruptelas y asume su verdadero papel de gobernar para los ciudadanos, se puede lograr el verdadero progreso, pero de ese panorama lamentablemente Guerrero aún está muy lejos”.