CHILPANCINGO, Gro., 18 de agosto de 2014.- El ex procurador general del estado, Alberto López Rosas, señaló en referencia a revelaciones periodísticas que consignan la versión de quien fuera comandante de la Policía Ministerial, Trinidad Zamora Rojo, en el sentido de que el autor intelectual del homicidio del presidente del congreso del estado, Armando Chavarría Barrera, perpetrado hace cinco años, fue el entonces gobernador Zeferino Torreblanca Galindo, que esa y otras versiones surgieron a lo largo de la indagatoria, pero él como fiscal ya no tuvo tiempo de corroborar.

Recordó que él como procurador en el año 2011 buscó una entrevista con Zamora Rojo, que se encontraba fuera del estado, precisamente para ahondar en las investigaciones del caso, pues dijo tenía mucho interés en avanzar en ese asunto, por instrucciones del gobernador Ángel Aguirre Rivero, porque era su obligación como fiscal y porque fue amigo personal de Chavarría Barrera.

Lamentablemente, agregó, se suscitaron los hechos de diciembre de 2012 donde perdieron la vida dos estudiantes de la normal de Ayotzinapa y tuvo que dejar el cargo, por lo que ya no tuvo oportunidad de corroborar las versiones ni profundizar en el caso.

También confirmó que en base a su determinación de intensificar la investigación, agentes de la Procuraduría se trasladaron a otras entidades del país para buscar interrogar a otros dos ex ministeriales que fueron señalados, según la versión de Zamora Rojo, como partícipes en el homicidio.

Sobre el arma de fuego que según señala la versión periodística, obra en poder de la fiscalía y una de las que presuntamente se utilizó en el homicidio, López Rosas dijo que a ese respecto no tiene conocimiento y en todo caso debe ser el actual procurador el que informe al respecto.

Finalmente dejó en claro que durante su periodo todas las pistas relacionadas con el caso fueron puntualmente investigadas, pero el proceso de los resultados, para llegar a conclusiones, quedó inconcluso, por eso no puede abundar más sobre el tema.