CHILPANCINGO, Gro., 30 de enero de 2016.- Al grito de “Ayotzinapa vive”, profesores de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) protestaron por la desaparición de los 43 normalistas durante la sesión solemne del 166 aniversario del Primer Congreso Constituyente de Guerrero, realizada esta mañana en la ciudad de Iguala.

Unos 10 profesores exclamaban “Ayotzinapa no se olvida” y “Ayotzi vive”, justo cuando el gobernador Héctor Astudillo Flores pronunciaba su discurso.

La plaza de las Tres Garantías de Iguala fue la sede donde se conmemoró el166 aniversario del  Congreso Constituyente del estado, donde acudieron representantes de los tres poderes, acto que se realizó con resguardo de la Policía Estatal y vigilancia de la Policía Federal.

Astudillo Flores, durante su discurso hizo referencia sobre los 166 años del Primer Congreso Constituyente de Guerrero, y llenó de halagos al Poder Legislativo.

Casi al final de su discurso, profesores de la CETEG que se colaron al acto protocolario, gritaron consignas de justicia a 16 meses del ataque y desaparición de los jóvenes de la Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa, hechos ocurridos la noche del 26 de septiembre en esa ciudad.

Como respuesta a las consignas, Héctor Astudillo Flores manifestó que en “Iguala se gestó un acontecimiento lamentable que marcó y lastimó, el cual no tiene que volver a suceder”.

Ante la insistencia de los profesores, el gobernador llamó a los poderes del estado a tener claro lo que se vive en Guerrero, “si hace 166 años, el Congreso Constituyente lo que hizo fue buscar institucionalidad, el momento de este 2016 en Guerrero se debe buscar justicia de quienes han transgredido la ley, de quienes han ofendido a Guerrero, a México y al mundo”, afirmó.

A este acto protocolario acudieron 38 de los 46 diputados del Congreso local, entre ellos la priista  Flor Añorve Ocampo, presidenta de la Comisión de Gobierno; y el perredista Carlos Reyes Torres, presidente de la mesa directiva; y por parte del Poder Judicial, el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Robespierre Robles Hurtado.