CHILPANCINGO, Gro., 10 de julio de 2014.- Jornaleros guerrerenses que sobrevivieron al accidente automovilístico ocurrido en San Luis Potosí, fueron dados de alta sin ningún seguimiento médico de un hospital potosino, lo que provocó que ahora sufran infecciones en las heridas sin sanar.

    Funcionarios del gobierno de San Luis prometieron enviar una brigada de servicio médico este miércoles por la tarde, sin embargo la ayuda nunca llegó, y poco antes de oscurecer una niña de 16 años tuvo que ser llevada de emergencia con el apoyo del DIF municipal de Matehuala a un hospital de ese municipio, debido a que su dolor era insoportable.

El grupo de jornaleros, que estuvo laborando en campos agrícolas del Altiplano, ahora se encuentra convaleciendo en la comunidad de Norias, en Guadalcázar, municipio de dicha entidad, según lo publicado en el diario de San Luis, El Pulso.

    En una finca de adobe, con suelo de tierra, y techo de hule viven unas 16 personas que el jueves 3 de julio sufrieron la volcadura de la camioneta en que viajaban por la carretera 57, entre las que hay niños de apenas un año y dos meses de edad que sufrieron golpes en la cabeza, un joven de 17 con el brazo derecho inmovilizado por la lesión.

También se encuentra una niña de 16 años de edad, que apenas puede mover su pierna izquierda y con una herida en la espalda que ayer por la tarde mostraba signos de infección y volvió a sangrar.

    La situación fue documentada por el grupo de defensores de derechos humanos de Respuesta Alternativa y Tlachinollan, de la montaña de Guerrero, cuyos miembros llegaron a San Luis desde el lunes para auxiliar a sus paisanos.

Con la ayuda de un traductor de Tlachinollan, los afectados relataron que desde el sábado y el domingo pasados fueron dados de alta del Hospital Central, pero no les dieron medicamento para seguir el tratamiento y tampoco volvieron a tener alguna curación.