CHILPANCINGO, Gro., 8 de junio de 2015.- La candidata del PRD-PT a la gubernatura de Guerrero, Beatriz Mojica Morga, denunció irregularidades en el conteo de votos e intervención de la delincuencia organizada para favorecer al candidato del PRI-PVEM, Héctor Astudillo Flores.

A través de un comunicado, Mojica Morga señaló un “atípico comportamiento del sistema de conteo de votos”.

La perredista exigió que el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) explique el retraso anormal que sufrió el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP).

Recordó que en las elecciones de 2011 el PREP mostró los resultados del 96.60 por ciento de casillas computadas a las dos de la mañana del día siguiente a la jornada electoral. En esta ocasión, ocurrió hasta las seis de la tarde, 16 horas después.

“Hoy, de manera atípica, el conteo estuvo suspendido durante horas. Este debe ser explicado a satisfacción por las autoridades del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana”, exigió Mojica Morga.

 

La intervención del crimen

 

La candidata del PRD-PT denunció la participación de grupos del crimen organizado para favorecer al PRI-PVEM.

Destacó el caso de Carlos Sánchez Villafuerte o Ulises Hernández Ramírez, operador financiero del Cártel Independiente de Acapulco (CIDA), detenido en un evento político del candidato del PRI-PVEM, Héctor Astudillo Flores.

“La irrupción del crimen organizado en la elección a favor del candidato del PRI marca un precedente peligroso para la sociedad de Guerrero. La denuncia pública de la participación de un integrante del crimen organizado hacia la campaña del candidato Héctor Astudillo no es un asunto menor y emplazo a la Procuraduría General de la República (PGR) a agotar esta línea de investigación. Guerrero no puede ser botín de bandas de delincuentes”, exigió Beatriz en el comunicado.

También denunció que los dirigentes sociales de las comunidades rurales fueron víctimas de intimidación el día de las elecciones, para obligarlos a votar por Héctor Astudillo.

“Los actos de coerción que hubo en este proceso electoral no pueden augurar un cambio a favor de las personas y son una mala señal ante el grave problema que vive la entidad, torcer la voluntad ciudadana de participación política por cualquier método es a todas luces una regresión al pasado de represión hacia los movimientos sociales”, sostuvo la perredista.

Informó que el miércoles hará un posicionamiento sobre los resultados electorales, una vez que esté el cómputo final. Indicó que las actas de su partido marcan una contienda cerrada.

“Esto no termina hasta que termina, la sociedad guerrerense nos ha dado su voto de confianza y no los defraudaremos, actuaremos de manera muy responsable y en la defensa de los intereses de los guerrerenses”, sentenció.