El número de denuncias incrementó 300 por ciento en la última semana del proceso electoral, del 2 al 7 de junio; en ese periodo la FEPADE abrió 158 averiguaciones previas

 

CHILPANCINGO, Gro., 8 de junio de 2015.- La Fiscalía Especializada Para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE) de Guerrero integró siete averiguaciones previas por las acciones violentas de los grupos que trataron de boicotear los comicios del domingo; estos hechos se configuraron bajo el delito de impedir la funcionalidad de las instituciones electorales.

El titular de la FEPADE, Jesús Zamora Muñoz, detalló que en el proceso y la jornada electoral se integraron 218 averiguaciones previas, con corte hasta las 22:00 horas del domingo.

Indicó que el delito que más sobresalió fue el impedir la funcionalidad de las instituciones electorales, ya que grupos de manifestantes realizaron acciones violentas con la intención de boicotear los comicios.

“Eso no había ocurrido en otros procesos electorales, es la primera vez. Los órganos electorales fueron víctimas de agresiones, tanto el IEPC, el Tribunal Electoral y el INE”, comentó Zamora Muñoz.

La FEPADE también abrió averiguaciones previas por el delito de coacción y compra del voto. Este delito se cometió en los municipios de Tepecoacuilco, Tecoanapa, Ayutla, Tlapa, Olinalá, San Marcos, Ahuacuotzingo, Chichihualco y Chilpancingo.

El fiscal de delitos electorales detalló que en dichos municipios aseguraron despensas, bombas aspersoras, fertilizantes, herbicidas, molinos para nixtamal, bultos de cemento y varillas, entre otras dádivas, que los partidos políticos pretendían entregar para comprar votos.

Los partidos que cometieron el delito de coacción y compra de voto fueron PRD, PRI, PAN, PVEM, y PPG.

Zamora Muñoz indicó que la FEPADE tiene a ocho personas detenidas, seis hombres y dos mujeres, por la presunta compra y coacción del voto en el municipio de Olinalá.

La detención ocurrió la semana pasada, tras recibir la denuncia que las ocho personas recorrían la cabecera municipal a bordo de una camioneta, en la que repartían molinos para nixtamal y sacos de cemento.

Además de la detención de las ocho personas, la FEPADE selló una bodega con 80 molinos y bultos de cemento.

Por motivos de seguridad, el personal de FEPADE no pudo ingresar a la bodega para contabilizar los artículos decomisados. Zamora Muñoz explicó que había un grupo de personas que exigía la entrega de los apoyos y hubo connatos de violencia contra las personas que denunciaron el delito electoral.

El delito de coacción y compra de votos, así como el de impedir la funcionalidad de las instituciones electorales tienen penalidades que van de los seis meses a los tres años de prisión, si es cometido por un ciudadano, hasta de años de cárcel, si el delito es cometido por un servidor público.

 

***Incrementan delitos 300 por ciento

 

El fiscal de delitos electorales puntualizó que del 11 de octubre de 2014 al primero de junio de 2015 la FEPADE abrió 81 carpetas de investigación por la presunta comisión de delitos electorales.

El número de denuncias incrementó 300 por ciento en la última semana del proceso electoral, del 2 al 7 de junio; en ese periodo la FEPADE abrió 158 averiguaciones previas. A estas averiguaciones deben sumarse las que abrió la FEPADE-PGR.

Zamora Muñoz informó que no hay personas detenidas por los hechos de violencia ocurridos el sábado y domingo, por parte de grupos radicales que trataron de boicotear las elecciones.