CHILPANCINGO, Gro., 26 de marzo de 2015.- El candidato de Movimiento Ciudadano (MC) a la alcaldía de Chilpancingo, Pioquinto Damián Huato, advirtió que, sin argumento alguno, el gobierno de Guerrero le está retirando la escolta policiaca que lo cuida desde el atentado a balazos que sufrió hace un año.

El 28 de enero de 2014, Damián Huato y su familia fueron víctimas de un atentado a balazos, perpetrado por el grupo delictivo Los Rojos; en el ataque falleció su nuera Laura Rosas Brito.

Desde entonces, el empresario recibió medidas cautelares: una camioneta blindada y una escolta policiaca.

A un año del atentado, Pioquinto Damián advierte que él y su familia nuevamente son vulnerables, porque el gobierno de Guerrero les está quitando, poco a poco, a los policías que los resguardan las 24 horas.

Recordó que tras el atentado del año pasado, él y su esposa se exiliaron en Cuba por un tiempo, ante el temor de ser víctimas de otro ataque del crimen organizado.

Después regresaron a Chilpancingo y desde entonces han vivido encerrados. “Mi casa es mi propia cárcel, no puedo salir porque me pueden matar”, relató meses atrás en una entrevista.

Hace un par de semanas, Damián Huato dejó el encierro permanente en el que vivía para visitar las colonias y comunidades de la capital, como parte de su campaña política a la alcaldía.

El candidato de Movimiento Ciudadano reconoció que “siente temor” de un segundo atentado mientras está fuera de su casa.

“¡Claro que siento temor!, ¿cómo no lo voy a sentir?, si la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) me está quitando a los policías que me cuidan, ¡me están dejando sin escoltas y aquí en Chilpancingo los atentados se dan de la manera más impune!”, recriminó el empresario.

Recordó que al principio se le asignaron siete policías para resguardarlo a él y a su familia; actualmente cuenta con sólo tres escoltas, sin que la SSP le informe el motivo.

Por ello, responsabilizó a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y al gobierno de Guerrero de cualquier atentado contra su vida y la de sus familiares.

Advirtió que el gobierno estatal lo está “revictimizando”, porque al retirarle la escolta también le está negando el derecho político de aspirar a un cargo de representación popular.

El motivo, dijo, es que no se le están garantizando las condiciones de seguridad para realizar su campaña política como cualquier otro candidato.

En este sentido, presumió que las encuestas lo ubican como el candidato mejor posicionado para ocupar la alcaldía de la capital, ya que su campaña de lucha por la seguridad es respaldada por la ciudadanía. “Tengo la convicción de que vamos a ganar”, expresó.