TIXTLA, Gro., 17 de febrero de 2015.- Este lunes se canceló el acercamiento de los padres de familia con directivos de la Normal Rural de Ayotzinapa para abrir las áreas administrativas y acordar el método para rescatar el ciclo escolar, sin abandonar el movimiento por la presentación con vida de los 43 alumnos desaparecidos el 26 de septiembre en Iguala.

 

Según lo publicado por El Sur, la presencia de la prensa provocó suspicacias en alumnos y padres de los desaparecidos sobre las intenciones del director de la Normal Raúl Isidro Burgos, José Luis Hernández Rivera, cuya cercanía con el gobernador Rogelio Ortega Martínez es ampliamente conocida.

 

A casi cinco meses de los ataques contra estudiantes en Iguala, el director de la Normal Rural, José Luis Hernández anunció que esta semana podrían reanudarse las clases en la escuela mediante un sistema de educación abierta o en línea, que permita rescatar los dos semestres del año y dar continuidad a la institución de educación superior.

 

Luego de esperar 3 horas al abogado del Centro de Derechos Humanos de La Montaña Tlachinollan, Vidulfo Rosales Sierra, para comenzar la actividad acordada, los directivos se fueron sin explicación aparente de las instalaciones, a las que ni siquiera entraron y esperaron afuera de la entrada principal.

 

Más tarde en consulta telefónica, Rosales Sierra denunció que el director está haciendo el trabajo sucio dentro de la escuela como operador político del gobierno del estado, e interviene en acciones distintas a la academia, divide a los estudiantes y padres de familia para medrar a la Normal Rural Raúl Isidro Burgos.

 

Añadió que el funcionario difundió la versión, sin sustento, de que se iban a reanudar las clases para provocar confusión y dar la impresión de que el movimiento por la presentación con vida de los normalistas se terminó.

 

Lee más aquí: http://suracapulco.mx/archivos/253410