CHILPANCINGO, Gro., 26 de mayo de 2016.- Seis comisarios que pertenecen a las comunidades de Río Verde, San Miguel, Santa Rosa, Santa Rita, Santa Bárbara y San Cristóbal del municipio de Chilpancingo denunciaron que fueron desarmados policías rurales de esta ciudad capital. 

En entrevista en el Zócalo de esta ciudad, los comisarios acusaron que “el gobierno municipal de Chilpancingo, desarmó y desarticuló a cuerpos de la Policía Estatal Rural en esta ruta de la Sierra conocida como Pueblos Santos”, por lo que pidieron una audiencia con el alcalde para exponerle esta situación, ya que aseguraron que estaban indefensos.

Por su parte, el alcalde priísta Marco Antonio Leyva Mena indicó tras una reunión con los comisarios, que el desarme se pudo haber dado por la posibilidad de que fueran manejadas por la delincuencia organizada por no estar certificadas como lo marca la ley.

Leyva Mena aseveró que “el desarme de la autoridad de esas comunidades, además del retiro de patrullas fueron acciones implementadas por el gobierno del estado”.

Aseguró que el gobierno que encabeza no tuvo que ver en esta situación ya que dijo, la Policía Estatal Rural dependía de la Secretaría de Seguridad Pública.

“Él (Pedro Almazán Cervantes) me hizo saber que todo policía, para estar armado, debe de tener una certificación y que la llamada Policía Rural no está certificada, porque no ha sido sometida a los exámenes”, sostuvo.

Otra de las cosas que aclaró fue que el desarme no será permanente y que ahora se busca que se certifiquen sus armas para que también entren al esquema del Mando Único, el cual fue aprobado por el Cabildo en sesión y por ello, se deben someter a las reglamentaciones y requerimientos establecidos.