CHILPANCINGO, Gro., 4 de noviembre de 2014.- Familias que fueron desplazadas por la inseguridad de la comunidad de Santa María Sur, del municipio de San Miguel Totolapan, región de Tierra Caliente, que se encuentran desde hace cinco meses en un salón en Chilpancingo, protestaron en el Palacio de Gobierno al sur de la ciudad.

Los manifestantes exigen la reubicación de 117 familias que tuvieron que abandonar sus viviendas por el incremento de la violencia en su localidad, enclavada en la parte alta de dicho municipio del estado.

El comisario, Eduardo Macedo Jaimes, dijo que ya tienen más de cinco meses y no han tenido una respuesta por parte de las autoridades, quienes prometieron reubicar a estas familias en un predio de Chilpancingo.

Otra exigencia es el pago del recurso que les otorga el gobierno estatal diariamente para el sustento de estas personas.

Macedo Jaimes, aseguró que este recurso de 2 mil 500 pesos les fue suspendido desde el pasado sábado, por lo que solicitan a las autoridades la liberación del dinero para poder comprar alimentos.

Dijeron tener la fe y esperanza que en poco tiempo las autoridades los reubiquen a una zona segura donde puedan vivir en paz.