CHILPANCINGO, Gro., 02 de diciembre de 2013. El presidente municipal de Apaxtla, Efrén Peña Damacio, anticipó que bajará la intensidad del toque de queda implementado desde el pasado 15 de noviembre.
A dos semanas de que la restricción entrara en vigor, el edil consideró que los resultados son positivos, por lo tanto hay condiciones para regresar la libertad de tránsito a sus ciudadanos.
Asimismo, defendió el toque de queda que implementó en su municipio, pues aseguró que eso más el apoyo de la federación y el estado, permitieron que “hoy estén las cosas más tranquilas”.
El próximo miércoles citará al cabildo para sesionar en pleno y acordar acciones de vigilancia para inhibir el regreso de la delincuencia, pero ahora sin toque de queda.
Todavía no se sabe cuándo se desarmarán los grupos de vigilancia que desde el jueves resguardan los cuatro principales accesos a la ciudad.

Actualmente, tres grupos de la Policía Estatal (unos 20 elementos) tomaron el control de la seguridad y son respaldados por operativos del Ejército y la Policía Federal, luego de que la Policía Municipal se quedó con únicamente cinco elementos.

Peña Damasio negó que haya diferencias con el gobierno estatal, luego de que se diera a conocer una versión el sentido de que se buscaría su desafuero por respaldar la autodefensa en su municipio.

“Ellos (la autodefensa) son gente buena, que quiere paz, reactivar la economía y no puedo oponerme a ello. Además con el gobierno tenemos buena relación, nos han apoyado”, explicó.

Confió en que “con el apoyo permanente” de las autoridades federales y estatales “Apaxtla pueda recuperar la paz que tenía hasta hace unos años”.