MÉXICO, DF., 23  de diciembre de 2013.- La ola de violencia e inseguridad que abrazan a México lo han convertido en un territorio muy peligroso para el clero, revela a un estudio de la Unidad de Investigación del Centro Católico Multimedial (CCM).

De acuerdo a información publicada en el periódico AM, de 1990 a la fecha 34 representantes de la Iglesia católica, entre ellos un Cardenal, han sido asesinados por la delincuencia común y el crimen organizado.

En lo que va del año se tienen mil 465 reportes por intento de extorsión en contra de los agentes de pastoral, obispos y presbíteros, un sustancial incremento sobre los mil 035 reportes de 2010.

Se registra, también, un aumento de extorsiones en parroquias, institutos religiosos tanto en la capital del País como en otras entidades.

Aclara que dicho fenómeno de la extorsión prolifera aún más en entidades con mayor incidencia de inseguridad, como Guerrero, Colima, Michoacán, Durango, Tamaulipas, Veracruz, Tijuana, Tabasco, Ciudad de México y Estado de México.