ACAPULCO, Gro., 25 de noviembre de 2013.- No todos los homicidios de mujeres se encuadran en la figura del feminicidio, atajó el procurador de Justicia de Guerrero, Iñaki Blanco Cabrera, luego de que legisladoras locales afirmaron en días pasados que en lo que va del 2013, se han cometido más de mil 600 asesinatos en la entidad. Además ofreció dar a conocer un balance de estos casos, “El problema aquí es de terminología que no solamente se trata de feminicidios y que muchos de estos homicidios de mujeres, también devienen, porque no decirlo, de aspectos de hechos que tienen que ver con la delincuencia organizada”, remarcó.

Blanco Cabrera, informó en conferencia de prensa del esclarecimiento del caso de feminicidio de la menor Marifer de 9 años de edad, originaria del municipio de Coyuca de Benítez y cuyos restos fueron localizados en el poblado de Xaltianguis. Preciso que el padre de la víctima, Julio Cesar Arroyo Martínez, fue autor material junto con su cómplice Andrés Osvaldo Ríos.

El fiscal mencionó que “la descripción típica del delito de feminicidio, que actualmente (contempla) el código penal para el estado de Guerrero, no es la mejor” por lo que “la Procuraduría General de Justicia está trabajando en una propuesta de reforma, la cual estamos en días de enviarla al Congreso del estado para que se discuta”.

Detalló que “muchos de estos asuntos que son dados en llamar feminicidios no son tales, son homicidios” y mencionó “para que se dé el feminicidio como tal se requieren de ciertos elementos en lo particular y reitero la descripción que contempla actualmente nuestro código no es la mejor”.