MÉXICO, DF, 13 de octubre de 2014.-El atentado sufrido en días anteriores por el equipo de Tercera División, Los Avispones de Chilpancingo, es solo un caso más de hechos violentos que marcan drásticamente al futbol mexicano en cualquiera de sus categorías.

De acuerdo a información de Milenio, el 20 de agosto de 2011, el máximo circuito vivió uno de sus pasajes más oscuros, cuando Santos y Morelia disputaban un partido en el Territorio Santos Modelo y una balacera se suscitó en las inmediaciones del inmueble. Aficionados, jugadores y todos los presentes en el estadio fueron presa del terror y la angustia, se resguardaron como pudieron mientras la confusión y las detonaciones crecían con cada minuto que transcurría.

Los casos de violencia en general alrededor de la República Mexicana generan zozobra y causan desconfianza, incluso para realizar aquellas actividades que, en el papel, resultan un motivo de alegría y distracción ante la furia que aqueja la nación; el futbol, por ejemplo.

El Estado de México, Guerrero, Chihuahua, Michoacán, Tamaulipas, Sinaloa y Nuevo León son, entre otras, las entidades federativas más violentas según datos arrojados por el INEGI. En estos estados, existen 83 equipos repartidos entre las distintas divisiones reconocidas por la Federación Mexicana de Futbol: Liga MX, Ascenso MX, Segunda División Premier, Segunda División Liga de Nuevos Talentos y Tercera División.

Estos equipos no solo corren el riesgo de jugar en los lugares más riesgosos del territorio mexicano, también los rivales que los visitan están a expensas de cualquier agresión directa o indirecta ya sea dentro del estado o durante su traslado.

El Estado de México es quien encabeza la lista de los estados con mayor índice de inseguridad, y también es quien más equipos tiene dentro de su territorio al contabilizar 30 escuadras; una en Primera División (Toluca), cinco de Segunda División y 24 en Tercera.

Le siguen Michoacán y Tamaulipas, con 13 equipos cada uno, en su mayoría de Tercera División; Chihuahua y Nuevo León aportan 8 escuadras y completan la lista Sinaloa y Guerrero, con seis y cinco clubes, respectivamente.

Cabe mencionar que en 2010, La Afición ya había publicado una nota donde evidenciaba el brote de violencia que, en ese entonces, obligó a la FMF a cancelar seis partidos de Tercera División debido a que los equipos de la zona norte, tenían temor de salir a jugar y prefirieron no correr ese riesgo.