MÉXICO, D.F., 15 de enero de 2014.- México se pone de nueva cuenta en otro “indeseable” primer lugar entre los países de la OCDE, pues de acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas (ONU,), al tener el más alto índice de embarazos no deseados entre jóvenes de de 15 a 19 años, lo que a su vez genera graves problemas de salud no sólo para las madres, sino para los recién nacidos, la mayoría de ellos con prematurez, bajo peso y retardo en crecimiento físico.

De acuerdo al estudio realizado por el organismo internacional, las entidades con mayor incidencia de embarazos adolescentes son Guerrero, Coahuila, Durango, Sonora, Chiapas, Nuevo León, Sonora, Tabasco, Colima, Yucatán, Tlaxcala.

Aunado a esto, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) advierte que en nuestro país 64.2 por cada mil nacimientos corresponden a personas entre estas edades, y los embarazos adolescentes son más probables cuando se trata de jóvenes que pertenecen a hogares de escasos ingresos, baja educación y que viven en zonas rurales.

Ante tal situación, los integrantes de la Segunda Comisión –Relaciones Exteriores, Defensa Nacional y Educación Pública-, de la Permanente del Congreso de la Unión, aprobaron un exhorto al Ejecutivo federal para que a través de la Secretaría de Salud refuerce las acciones y estrategias emprendidas hacia la prevención de embarazos en adolescentes, además de implementar tratamiento físico y psicológico materno-infantil adecuado a jóvenes en esta circunstancia, así lo informó Uno Más Uno.